La Trufa:

La gran desconocida

VITRUF, Vive La Trufa

Micorrizas en grupo, captadas con lupa binocular.

LA TRUFA - Cómo se reproduce

La vida de una trufa se encuentra muy ligada a la del árbol simbionte al que se encuentra asociado. El comienzo de la producción de la trufera depende de la especie a la que se encuentra asociada, también el periodo de producción de trufas depende del árbol simbionte, unos diez años en el avellano y unos cincuenta años en encina y roble. En España, los mejores resultados se están obteniendo con Quercus ilex, y parece desaconsejable la plantación con avellanos, especie mucho más receptiva a Tuber  brumale que encinas y robles.

 

Cuando el micelio de la trufa se instala y adueña del terreno, se aprecian unos síntomas evidentes en la superficie, aparecen los denominados quemados o calveros. Este hecho se explica por la acción competitiva y herbicida del propio micelio en contra de las plantas no micorrizadas.

 

En España es raro encontrar trufas por debajo de los 700 metros, aunque hay estudios que aseguran que se dan a partir de los 200 metros. La altitud habitual está comprendida entre los 700  y 1400 metros sobre el nivel del mar.

 

La lluvia es importante para el desarrollo de la trufa y son necesarios de 500 a 900 mm/año, con humedad suficiente en primavera para que se desarrolle el micelio a partir de la micorriza, y durante el verano para que engorde la trufa, por eso es interesante en las parcelas dedicadas a la truficultura pequeños riegos en verano, siendo perjudicial el exceso de humedad en otoño e invierno.

 

La trufa negra prefiere un clima de tipo mediterráneo-templado, con estaciones bien marcadas, inviernos fríos y veranos calurosos, primaveras con alternancia de frío y calor, veranos cálidos interrumpidos por lluvias o eventos de irrigación. Sin exceso de humedad a fines del verano y otoño. Cabe recalcar que la trufa es un hongo muy resistente a condiciones puntuales de humedad y temperaturas extremas.

 

Los suelos deben tener buen drenaje, pero sin que se sequen en exceso, no soporta los encharcamientos, dado que no es acuática, pero tampoco soporta los suelos demasiado secos que no mantengan la humedad. Prefiere suelos calcáreos, francos, poco profundos y con pendientes. Deben tener un pH básico o neutro, siendo el pH ideal para la plantación de  7.5 a 8.3 ( a pH<7.9 crece mejor la Tuber brumale y a pH>7.9 T. melanosporum). No deben ser muy ricos en nitrógeno y fósforo. Conviene evitar suelos ácidos, silíceos, yesosos, salinos, turbosos así como lugares que reciban o acumulen un exceso de escorrentía superficial por el riesgo de encharcamientos prolongados (limos).

"VITRUF se dedica principalmente a la producción de plantones micorrizados con Trufa Negra"

Manto de una de nuestras micorrizas, captado en el microscopio.

INICIO

QUIÉNES SOMOS

LA TRUFA

INVERTIR EN TRUFA

PRODUCTOS

FORMACIÓN

CONTACTO

Camino de Masegosa, s/n 16878 Lagunaseca (Cuenca)

T: 652•05•29•04 M:

Diseño: www.dosigualauno.com